Testimonio EEJ2015 (III)

por obradoiros

“En tiempos recios,
amigos fuertes de Dios”
Hoy
quiero hacer “eco” de lo que un centenar de jóvenes de Galicia, junto a más de
7.000 de otras zonas de España y Europa, venimos de vivir en Ávila en el
Encuentro Europeo de Jóvenes que se celebró del 5 al 9 de agosto en torno a la
figura de Santa Teresa de Jesús, para contagiar e irradiar esta alegría a
todos, pero especialmente a los jóvenes que no han podido o no han querido
venir. Esta
mujer, importantísima en la historia de la Iglesia y del mundo, nos ha congregado
para enseñarnos algo
más de ella, de su vida y de sus obras en el V Centenario de su nacimiento,
pero sobre todo  para “hacer lío”, como dice el Papa.

Santa Teresa es una mujer y una santa que siempre me ha
fascinado; por tanto, desde que se anunció el año jubilar quise ir a Ávila y
cuando me enteré del Encuentro Europeo de Jóvenes, supe que era la mejor
oportunidad para cumplir ese deseo. En
primer lugar, porque el Encuentro iba a ser una experiencia maravillosa de
comunión eclesial, como así ocurrió: los adolescentes y jóvenes que nos hemos
reunido en Ávila hemos tenido la oportunidad de celebrar y compartir nuestra fe
desde la realidad personal, y eso ayuda muchísimo a fortalecernos en ella.

Los
jóvenes de las cinco diócesis gallegas salíamos el día 3 y nos juntábamos por
primera vez en Benavente, donde celebramos la Eucaristía y tuvimos también un
rato para organizar nuestra peregrinación. A la tarde nos dirigíamos a Sotillo
de la Adrada, primer destino de nuestro viaje.

En
Sotillo conocimos la comunidad de Agustinas de la Conversión, que en septiembre
acoge a Andrea Rollings; y la parada no fue en vano: las hermanas nos mostraron
su día a día a través de distintos talleres y la verdad es que sorprende su
alegría, su jovialidad y su vitalidad. Se nota que son muy amigas de Jesús
porque ese entusiasmo por la vida y una vivencia tan alegre de la fe son sin
duda fruto de una relación muy íntima con Dios. Así que muy agradecidos a todas
ellas por recibirnos en su casa, en un entorno precioso para unos primeros días
de convivencia y para conocernos, antes de ir a Ávila, verdadera meta de
nuestra peregrinación.

Y
por fin en la ciudad amurallada, la capital de provincia más elevada sobre el
nivel del mar, la tierra que vio nacer a Santa Teresa. El musical “Para Vos nací”, los distintos
itinerarios, rutas y actividades que hicimos nos ayudaron a conocer de otro
modo a la “santa andariega” y a aproximarnos más a su espiritualidad, a su modo
de orar y al carisma carmelitano. Quizá el momento más emocionante de la
peregrinación fue cuando algunos de los grupos de adolescentes nos organizamos
para tener un rato de oración en la capilla natal, en el Convento de La Santa,
sobre todo por la intimidad y el recogimiento, así como la notable presencia
del Señor cuando dos o más se reúnen en su nombre.

Además
que, con el lema “En tiempos recios, amigos fuertes de Dios”, sacado de los
textos de Santa Teresa, pareció ocurrir aquello de que los amigos de mi Amigo
son también mis amigos; o dicho de otro modo, que a los que allí nos
encontramos, sin conocernos de antes en la gran mayoría, al sabernos hermanos
en Cristo, no nos fue difícil entablar relación, compartir nuestras
experiencias y convivir durante estos días. Y es muy hermoso no sólo crecer en
la amistad con Aquel que sabemos nos ama sino también poder hablar de ello con
gente como tú y que entiende lo que le estás diciendo porque también lo
experimenta en sí mismo.

Lo
más bonito, yo creo, es que de la mano de Teresa, por unos caminos o por
otros,  nos hemos encontrado o
reencontrado con Cristo Resucitado y vivo y presente en su Iglesia, y este
encuentro ha iluminado nuestra propia vida y fortalecido nuestra amistad con
Él.

Mons.
Novell nos decía a los jóvenes en la vigilia cuán grande es el amor que Dios
nos tiene, sin el cual nada podemos hacer. Lo comparó, muy pedagógicamente, con
el móvil y el enchufe: sin batería, sin la fuente de energía, no es más que un
cacharro inútil. Yo destacaría, siguiendo en la misma alegoría, la importancia
que tiene el cargador: sin él, el móvil no carga y la electricidad no llega.
Diría que ese cargador es la Iglesia, la encargada de llevar el Evangelio con
esmero y cuidado, como en “vasijas de barro”, a todos. Ese cargador ha sido
para cada uno de nosotros el sacerdote que nos dio su consejo, la religiosa o
el religioso que nos contó su testimonio, o el amigo o compañero que nos dijo
aquello o que nos animó en aquel momento. Escuchar el testimonio de los demás
es siempre reconfortante y nos anima en el camino de nuestra propia vocación. 

Me
quedo también con las palabras del cardenal Blázquez Pérez en la homilía de la
solemne misa de clausura: “En la Eucaristía se regenera la amistad con el
Señor, se fortalece nuestra valentía y nos convierte en fermento de esperanza
para el mundo”. Los jóvenes pudimos vivirlo así, al ser la celebración de la
Eucaristía el punto central de cada día y el momento del encuentro diario con
el Señor que se acerca a nosotros y permite que le recibamos en nuestro ser.

Esa
tarde, con alegría y con la gracia y la fuerza del sacramento de la Eucaristía
abandonábamos Ávila para dirigirnos a Cantalapiedra. Y lo más impresionante de
nuestra estancia allí no fue solo la paz y la fraternidad en la que viven las
monjas del convento de clarisas, sino también cómo las barreras de la distancia
se pueden romper para reunirse en el nombre de Jesús, puesto que al tratarse de
una parroquia rural y con población avejentada, los jóvenes de la zona y las
parroquias vecinas se juntan para la catequesis y las distintas actividades que
organizan. Es agradable comprobar que los jóvenes cristianos de las distintas
diócesis y arciprestazgos demandamos puentes y estructuras que nos ayuden a
vivir la fe comunitariamente y compartirla con gente de nuestra edad.

Al
iniciar el retorno estábamos llenos de gratitud por todo lo vivido durante
aquella semana. El cansancio, el dormir poco y mal en nuestros sacos y las
duchas de agua fría en el exterior a las siete y media de la mañana no pudieron
menguar nuestra alegría ni nuestra emoción. Las incomodidades, lejos de
desmotivarnos, nos han servido para descubrir verdaderamente que sólo Dios
basta. Así que volvemos con las pilas cargadas para el curso que empieza y
dispuestos a transmitir nuestro testimonio en casa, en la calle y en la parroquia,
y demostrar que también los jóvenes queremos poner a Dios en el centro de
nuestras vidas y comunicar a todos nuestra alegría, porque no hay nada como ser
amigos fuertes de Dios, especialmente en tiempos recios.

Quisiera
también, desde aquí, agradecer el trabajo incansable de los voluntarios que
estuvieron con nosotros día a día y del personal de emergencias de Ávila y
Protección Civil, quienes desde sus puestos velaron por la seguridad de todos
atendiendo las incidencias con solicitud y profesionalidad. Y es mayor el
agradecimiento, si cabe, al haber recurrido a estos servicios con la certeza de
encontrarme en muy buenas manos. Y, por supuesto, también muchas gracias a las
madres agustinas y a las madres clarisas que con tanto mimo nos recibieron en sus
comunidades y a quienes les pedimos también oraciones.

Por
último, gracias Teresa, por todos los momentos vividos contigo, con tu Jesús y
con la Madre Iglesia.

¡¡¡Y
el próximo verano, espero que todos nos veamos en Cracovia!!!

Ernesto Gómez Juanatey

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y para analizar su tráfico. Tu dirección IP y user-agent se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y de seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y solucionar abusos. Aceptar Más información

Privacy & Cookies Policy