Increible!!, se queda corto

por obradoiros

Empezaré describiendo mi experiencia de acogida de peregrinos en Portomarín como INCREÍBLE.

Yo no sabía muy bien si ir o no, nunca había hecho nada parecido y tampoco conocía a demasiada gente. Pero finalmente, como siempre, mi hermano me convenció y allá fuimos los dos juntos, para mi empezaba una semana que ni podría imaginar que sería así.

Es una gozada que pese a levantarnos pronto, nos levantemos llenos de energía y vitalidad porque sabemos que durante el día nos lo vamos a pasar genial, conocer a gente, ayudar, dialogar con los demás, rezar, disfrutar.

Me gustó cada momento del día, desde Laudes a primera hora de la mañana, que te ayuda a empezar con fuerza, hasta la última hora de la noche, donde dábamos gracias por todo lo que nos había pasado ese día.

Fue una gran experiencia, tanto por lo que das como por lo que recibes. En mi caso, me sentí muy a gusto ayudando a los peregrinos que venían de diversos lugares, ya fuera dándoles un vaso de agua, cantándoles una canción o hablando con ellos. Pero no solamente era eso, sino que yo recibía sus sonrisas, agradecimientos, o sea, que era recíproco.

Pero esto no es todo, también me quedé encantada con el gran ambiente que había entre los jóvenes que estábamos allí, son todos geniales y que realmente me hicieron sentirme bien y mostrarme tal y como soy.

No se si con estas breves palabras seréis capaces de percibir lo mucho que me ha gustado esta experiencia y las gracias que doy por haber participado en ella.

Raquel.

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y para analizar su tráfico. Tu dirección IP y user-agent se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y de seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y solucionar abusos. Aceptar Más información

Privacy & Cookies Policy