Abrazado a la cruz

por obradoiros

No estamos solos. En la noche más oscura -de la fe, de la incomprensión, de la soledad, de la enfermedad o de la muerte- él nos toma de la mano. Su amor vence siempre. Su luz llega hasta los rincones más escondidos de nuestra vida, de nuestra alma, de nuestro mundo. Nuestra vida está escondida y custodiada con él en Dios. Abrazados a su cruz nada hemos de temer.

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y para analizar su tráfico. Tu dirección IP y user-agent se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y de seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y solucionar abusos. Aceptar Más información

Privacy & Cookies Policy