Testimonios del Camino de Santiago (II)

por Depasxuventude
Creo que debo empezar por decir que
ha sido excepcional. Sinceramente, no me lo esperaba. Tenía en mente la
idea de que iba a vivir una nueva experiencia, pero con ello me
quedaría muy corta. En mi casa siempre se vive la Semana Santa de manera
muy tradicional, y sin embargo, creo que nunca tuve la oportunidad de
acercarme tanto a Dios como lo he hecho en el camino. He recuperado la
confianza que tenía en Él cuando era pequeña, porque es increíble cómo
es capaz de llegar a confiar un niño pequeño. Creo que todo ha sido por
vosotros, porque sois un grupo verdaderamente maravilloso. Al principio
creí que me iba a resultar difícil integrarme, pero aquella preocupación
pasó pronto a segundo plano. El hecho de ver a tanta gente de mi edad o
un poco más mayor unidos por la fe en Jesús y por la alegría de poder
caminar junto a Él me ha hecho sentir segura, apoyada y feliz, feliz de
verdad. A veces, he creído que no podía más, y mi sorpresa ha sido tan
grande al encontrarme siempre con alguien dispuesto a tirar de mí,
alguien que me ha transmitido cómo Dios nunca va a dejarme sola.

Por todo esto, a mí el camino me ha enseñado qué es la
Semana Santa, porque antes creo que no llegaba a entenderla del todo,
nunca había sentido una alegría y una convicción tan fuertes el domingo
de Pascua. Quiero daros las gracias a todos, porque ha sido como una
gran cadena de experiencias únicas e irrepetibles. Le doy gracias a
Jesús por haberlo permitido y le pido que a todos nosotros nos conceda
en poco tiempo la posibilidad de volver a vivir tanto a nivel personal
como en grupo algo tan mágico.
María Merino

También te puede interesar