Camino de Santiago

por Inma Touris Grande
Llegó jueves santo, y tras varios días en los que las veladas eran protagonizadas por música, fiesta y jolgorio entre nosotros, tocaba pasar un ratito con Jesús, acompañándolo recordando la oración en el monte de los olivos. Aunque de entrada muchos preferíamos seguir con nuestras veladas hiper divertidas, fue una hora preciosa. Unidos todos mediante la oración, pudimos pararnos un rato, hablar con Jesús, y desahogarnos con el. 

También te puede interesar